Carrito de Compras

Mal-shi -Oh My Dog

Publicado por Fanny Baltazar el
Mal-shi -Oh My Dog

Mal-shi hace referencia a una raza híbrida de perros creada a partir del cruce entre Bichón maltés y el Shih Tzu.

 Origen: Europa

 Tamaño: Pequeño

 Altura: 35 a 45 cm

 Peso adulto: 3 a 10 kg

 Esperanza de vida: 12-14 años

 Actividad física recomendada: Alta

 Ideal para: Niños, Personas alérgicas, Personas Mayores

Características del mal-shi

Pese a la cierta variabilidad observable entre diferentes ejemplares de mal-shi, existen unos rangos medios en los que se encuentran casi todos ellos. Generalmente, un perro adulto de malshi presenta un peso corporal comprendido entre los 2,3 y los 6,8 kilogramos, con una altura a la cruz de entre 25 y 50 centímetros. Debido al tamaño reducido de los padres, el mal-shi es un perrito de raza pequeña, cuya esperanza de vida media es de unos 14-15 años.

El cuerpo del mal-shi es compacto, con patas cortas y de denso pelaje. Su cabeza se asemeja a la de los shih tzu, siendo ligeramente más estrecha, con un stop marcado que acaba en una trufa negra y de forma triangular. Las orejas, de inserción alta, cuelgan hasta la altura de ese stop. Sus ojos son increíblemente dulces y expresivos, presentando un color oscuro y forma redondeada. En cuanto al pelaje facial, suele tener un bigote muy poblado, con un pelo más largo que en el resto del rostro.

Una de las características físicas más especiales de los mal-shi es su pelaje. Este suele ser de largo moderado, lustroso, sumamente suave y ondulado, especialmente en su rostro, flancos y la cola, que parece un plumero alto y curvo. Es de estructura bicapa, con una subcapa inferior lanosa que le permite tener un mejor aislamiento frente al frío. Además, las características de su pelaje hacen que sea considerado como un perro hipoalergénico.

Carácter del mal-shi

Tierno y cariñoso, así suelen definir el carácter del malshi todos los que han coincidido con este perrito aunque haya sido por unos momentos. Y no es para nada falso, pues el mal-shi es uno de los perros más atentos y afectuosos que existen. Son perros realmente familiares, que disfrutan de la compañía de su familia humana y animal como el que más. Se adaptan bien a la vida en pisos y casas, siempre que tengan compañía el lugar no será muy importante.

El mal-shi es, además, un perro increíblemente sociable, que establece contacto rápidamente con personas y animales. No duda en acercarse incluso a desconocidos, buscando su atención y su cariño. ¡Ah!, y por supuesto, un poco de juego nunca está de más para ellos.

Como es un perro tan juguetón, adora tener juguetes por todos lados, algo que recomendamos para evitar que se aburra y pueda terminar haciendo travesuras indeseadas por ello. Existen múltiples tipos de juegos, algunos juegos también estimulan su intelecto, siendo muy beneficiosos.

Cuidados del mal-shi

Si tenemos o queremos tener un mal-shi como compañero, existen una serie de aspectos a los que hemos de prestar atención para que esté en las mejores condiciones. Uno de los pilares básicos del bienestar de nuestro perro es, sin duda, su alimentación, pues esta ha de estar ajustada a sus necesidades nutricionales, proporcionándole la cantidad apropiada de energía para que mantenga su alegría y vitalidad. Con respecto a este punto, se recomienda consultar con nuestro veterinario sobre el tipo de alimentación, la frecuencia y cantidad de las tomas, pues esta tiene que estar ajustada a la vida de cada animal en concreto. Esto es importante, ya que hay animales más sedentarios y otros más activos, pueden tener diferentes requisitos asociados a la edad, a enfermedades...

En cuanto al mantenimiento de su lindo pelaje, el mal-shi necesita que se cepille su manto como mínimo 3-4 veces por semana. Solo de esta forma se evita que se acumule suciedad y pelos muertos, evitando también nudos y enredos. Además, esto permite asegurar que durante los paseos o salidas no se han adherido parásitos externos, como pulgas o garrapatas, al pelo del animal. Los baños pueden ser dados cada dos meses aproximadamente, mientras que el pelado es algo totalmente opcional. Eso sí, no se aconseja rasurar al perro.

Como decíamos anteriormente, son perros muy juguetones que necesitan mantenerse correctamente estimulados en todo momento. Por ello, y especialmente cuando están solos en casa, es imprescindible dejar juguetes, como dispensadores de comida o juguetes de inteligencia, que lo mantengan entretenido. Así mismo, el ejercicio diario es algo que todo perro debe recibir. Al tratarse de un can tan activo, será necesario que pasee de 2 a 3 veces al día, intercalando paseos calmados con juegos y actividades.

 Fuente de Información: Experto Animal

Publicación Anterior Publicación más reciente